Twitter y Facebook serán el ring de la “guerra sucia” de 2018

0
136

Las campañas políticas van más allá de los candidatos. Estrategas digitales de partidos políticos advierten que las redes sociales serán clave en los comicios del próximo año, pues que 60% de las personas que vota en México son persuadidas a través de estas plataformas.

En ese escenario, advierten que las noticias falsas generarán problemas a los candidatos.

A esta facilidad de publicar información incorrecta se suma la falta de regulación de internet, lo que permitirá que la “guerra sucia” entre candidatos se traslade a ese espacio.

Para muestra un botón: recientemente el ex presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa protagonizó un intercambio de acusaciones con el dirigente del PAN, Ricardo Anaya Cortés, por el gasto de publicidad.

Además, los políticos utilizan esta plataforma para responder a otros personajes, dar a conocer posturas o reclamar sobre algunos temas.

“La importancia de las redes sociales en una elección es definitiva. El internet no gana las elecciones, pero los usuarios del internet definen cada elección hoy por hoy en todo nuestro continente. El 60% de las personas que votan en México se informan y son persuadidas por las redes sociales”, aseguró Sergio José Gutiérrez, quien recientemente ganó el premio de la Academia de Artes Políticas de Washington como el mejor consultor digital político y quien fue estratega digital de Alfredo del Mazo Maza, hoy gobernador del Estado de México.

Guillermo Rentería, publicista de la campaña que llevó a Jaime Rodríguez Calderón El Bronco a la gubernatura de Nuevo León, describe las redes como “un océano” donde es difícil distinguir entre verdades y mentiras.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), con datos de 2016, señala que 65.5 millones de mexicanos son usuarios de la red. El 83% de esta masa, de acuerdo con el estudio Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2017, se conecta principalmente para acceder a redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram.

Fernando Vázquez Rigada, que ha llevado las campañas de Francisco Domínguez y Carlos Mendoza Davis añade que los presidenciables tienen un largo camino por recorrer. Sobre Andrés Manuel López Obrador piensa que no ha llegado el momento electoral para que busque agradarle a sectores ajenos a los de su voto duro.

“Lo han mantenido en conocimiento y él utiliza muy bien esos posicionamientos para hablarle a sus comunidades en redes. No han logrado extenderlo más allá, pero no creo que sea el objetivo en este momento”, dijo Vázquez Rigada.

Las aguas turbias, en el caso de las redes, son las noticias falsas y el uso de cuentas robotizadas —bots—. Sobre el impacto real que tendrán estos fenómenos en las urnas, los especialistas consultados realizan evaluaciones distintas. Para Sergio José Gutiérrez, también estratega digital de la campaña para gobernador de Omar Fayad en Hidalgo, los bots no tienen un impacto, mientras que las noticias falsas sí son un factor de persuasión.

En sus palabras, los perfiles automatizados sólo sirven “para sacar de sus casillas a la persona de enfrente”, al tiempo que acepta que “en México todavía nos faltan un par de años para que el usuario del internet pueda diferenciar lo que es una fake news [noticia falsa] de una real news [noticia real]”.

También considera que 2018 será un año de “muchísima guerra y contraste”, si bien no tiene claro cuál será el alcance de la desinformación: “Lo que sí está cambiando y está persuadiendo a los electores son las noticias; pueden ser el tema de 2018, pero no he visto noticias falsas que verdaderamente cambien la opinión del voto”

Vázquez Rigada, de PCN Consultores, cita: “las elecciones recientes en Estados Unidos, donde fue mucho más potente el impacto de la desinformación [Donald Trump], que el de la información [Hillary Clinton]”.

A contracorriente, Guillermo Rentería le da un mayor peso a los bots que a los contenidos mentirosos.

Estos son los estrategas detrás de los políticos, quienes han ideado los mensajes para una comunidad en crecimiento constante.

El Universal