Salomón Jara Cruz, comisionado nacional de Morena, traiciona los supuestos ideales de combate a la corrupción y transparencia que tanto enarbolan en la retórica de ese partido, e inició una “guerra” mediática por medio de las redes sociales para tratar de meter mano o influir en el ya el anhelado cambio del titular de la Auditoria Superior del Estado de Oaxaca (ASE).

Jara, quien fue parte del gobierno de Gabino Cué Monteagudo y que dejó faltantes por miles de millones de pesos en su paso por la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, al parecer no tiene interés ni le conviene que se inicie un proceso de revisión y limpia de la corrupción y cochinero que dejó la administración que encabezó Cué Monteagudo.

Ahora Jara Cruz ha salido a desgarrarse las vestiduras a decir que grupos políticos pretenden controlar el órgano auditor y que Morena no será cómplice, sin embargo, se le olvida que esa misma ASE y su titular Carlos Altamirano Toledo no hizo, ni hace nada para investigar el robo de millones de pesos que realizó Jara Cruz cuando fue titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Forestal, Pesca y Acuacultura (Sedafpa), cuestión que sigue pendiente de resolverse y que seguramente terminaría saliendo a flote con el cambio de titular y la eliminación del conflicto de interés que existe entre Jara y el mismo Carlos Altamirano Toledo, quien antes de ser Auditor, fue Secretario de Desarrollo Social y Humano del mismo gobierno de Cué.

Ambos se resisten a que cambie la ASE de titular. Ambos quieren protegerse las espaldas y, sobre todo, seguir cobijando en la impunidad las raterías de Gabino Cué, Jorge Castillo, Netzahualcóyotl Salvatierra, y otros personajes que dejaron en la ruina financiera al gobierno de Oaxaca.

Pero en esta acción Jara Cruz no está solo, ya que de acuerdo a fuentes internas una campaña se orquesta y financia desde la ASE, esto, ordenado por Altamirano Toledo quien para evitar su salida o para poner a modo a alguien que no investigue por tantos ediles con denuncias y pruebas de desvíos y corrupción que no fueron sancionados a cambio de dadivas durante el Gobierno de Cué Monteagudo, es por eso que ambos personajes están muy activos en redes sociales para evitar se destape una cloaca más de las que se gestaron en los anteriores seis años.