En la opinión de

por -
0 69

El Frente Popular 14 de Junio nació y creció al amparo del poder que tuvo Gabino Cué como Gobernador.

Fue durante la administración anterior cuando el tristemente célebre “Don Panchito” pasó de ser un mercader más a convertirse en un dirigente de diversos gremios, todos constituidos al margen de la ley pero al amparo del poder.

Fue con el apoyo de José Antonio Estefan Garfias, durante el tiempo que fue titular de la Secretaría de Vialidad y Transporte, que Don Panchito recibió todo el respaldo para que surgiera como un dirigente de taxistas y mototaxistas.

En el 2015 aprovechándose de la necesidad de la gente invadió terrenos de los comuneros de Zaachila, y cuando estos reclamaron sus tierras simplemente fueron amenazados.

Teniendo el apoyo de Gabino Cué comenzaron a imponer su ley en las colonias conformadas por ellos y en los alrededores, cometiendo todo tipo de atrocidades.

Para la gente de las colonias que se formaron alrededor del basurero municipal de la ciudad de Oaxaca ya no era vida andar por las calles por el temor de ser golpeados y asaltados; algunas señoras fueron violadas pero no tuvieron otra que aguantarse por miedo y terror a los integrantes del Frente 14 de junio.

Los diarios y medios de Oaxaca registran todas las fechorías, actos violentos por la 14 de junio pero solapados por Gabino Cué.

El 2 de abril del 2014: Un enfrentamiento entre taxistas y mototaxistas en una colonia popular de la ciudad de Oaxaca dejó un saldo de una persona muerta y una decena de lesionados, confirmó la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

El altercado se registró en las inmediaciones de la agencia municipal de Dolores, en la zona norte de la capital oaxaqueña, cuando un grupo de mototaxistas que se disputan la ruta se enfrentaron violentamente, arrojándose piedras y golpeándose con palos, por lo que en el lugar se reportó la muerte del chofer Saúl de los Santos, de 73 años de edad.

El 10 de junio del 2016: Un policía lesionado por arma de fuego fue el saldo de un enfrentamiento entre mototaxistas y elementos de la policía municipal en inmediaciones de la Colonia Dolores con la unidad habitacional Ricardo Flores Magon.

Los reportes preliminares señalan que el oficial lesionado fue trasladado a la clínica 65 del Instituto Mexicano del Seguro Social ubicada en la colonia Antiguo Aeropuerto de Santa Lucía del Camino.

19 de septiembre del 2016.- El enfrentamiento entre los mototaxistas del Sindicato Libertad y el Frente Popular 14 de junio, se sucitó en inmediaciones del fraccionamiento residencial Santa Marí, en la calle Zaragoza e inició cerca de las 21:30 horas. Los vecinos del lugar han señalado que la riña sigue y hay temor de los pobladores, pues han reportado detonaciones de armas.

Los reportes indican que una ambulancia de la Unidad Médica San Jacinto trasladó a los lesionados.

Larga es la lista del comportamiento violento de quienes integran este grupo, que no es organización social ni civil, raya en la delincuencia.

Esta es sólo una organización. Falta ver las consecuencias de que Gabino Cué haya estimulado la existencia de otra organización violenta como el Sindicato Libertad, cuyos dirigentes tienen también diversas cuentas pendientes con la sociedad y con la justicia oaxaqueña.

por -
0 976

Antes de finalizar su administración, Gabino Cué Monteagudo reconoció que no alcanzaría a pagar los adeudos que su gobierno tenía con diversos prestadores de bienes y servicios. El monto, dijo él mismo, era de alrededor de 2500 millones de pesos. Muy confiado y seguro dijo: “si no alcanzamos a pagar, lo hará la siguiente administración”.

Han pasado más de cinco meses desde entonces, y organizaciones como Coparmex reclaman cada vez con más violencia que el gobierno de Alejandro Murat pague los adeudos. El problema es que Coparmex y su dirigente Raúl Ruiz Robles dicen verdades a medias.

Coparmex no dice por ejemplo que muchos de los adeudos que reclama la iniciativa privada al gobierno de Alejandro Murat por bienes y servicios prestados a la administración anterior, no tienen ningún soporte documental de lo que dicen que le vendieron al gobierno.

O sea, no tienen facturas o contratos, y ni siquiera acuses de recibo de almacén en el caso de bienes, o alguna prueba de los servicios prestados. Coparmex reconoce esa situación en el boletín emitido el 26 de abril, pero la minimiza como si no fuera importante.

Coparmex tampoco reconoce, pero lo sabe, que en muchos de esos adeudos no hubo ningún tipo de control sobre el gasto del gobierno de Gabino Cué, que asumió obligaciones que carecían de cobertura presupuestal y, en concordancia con los prestadores de bienes y servicios, dejó los adeudos para que fueran cubiertos por el gobierno actual, a sabiendas de que es imposible pagar adeudos de un año con recursos del periodo siguiente.

Eso se llama desvío de recursos y está penado por la ley para quien incurra en esa conducta; y por eso sí tendrán que responder los ex funcionarios de la Secretaría de Finanzas y de otras dependencias que compraron y gastaron sin control, sin presupuesto, pero sí con mucha irresponsabilidad y todavía con más codicia sin importarles Oaxaca.

Pero hay más. Raúl Ruiz Robles, dirigente de Coparmex en Oaxaca no dice que está protegiendo los intereses de Gabino Cué, Jorge Castillo, Alberto Vargas Varela, y Germán Tenorio Vasconcelos, y sus empresas fantasmas que pretendían llevarse su pago de marcha aún después de finiquitada la pasada administración.

A través de Mario Cruz Escamiroza, con quien Raúl Ruiz Robles tiene una relación de parentesco familiar y que fue su antecesor en la dirigencia de Coparmex, buscan que se paguen esos adeudos para seguir amasando una fortuna malhabida y a costillas de hipotecar el futuro de Oaxaca.

Mario Cruz Escamiroza, es hermano de Miriam Cruz, esposa de Germán Tenorio Vasconcelos, a quien se le acusa de haber generado un boquete financiero de más de dos mil millones de pesos a los Servicios de Salud de Oaxaca. Actualmente, Mario Cruz Escamiroza es funcionario de la Comisión Especial de Zonas Económicas Especiales, que preside otro integrante distinguido de los latrocinios del gabinismo: Gerardo Gutiérrez Candiani.

Todos ellos, en contubernio, buscan embolsarse esos 2,500 millones de pesos, sin importarles lo que pase con Oaxaca. Lo hacen evitando reconocer que para que haya corrupción se necesitan dos, y que en este caso la misma responsabilidad tienen los funcionarios gabinistas que aprobaron esos adeudos, y los empresarios que se prestaron a ello.

Además, en este caso, también se revela que la corrupción se queda en familia.

 Álvaro Mayoral / Letra Digital

por -
0 3283

Sólo los aduladores de la ignominia pueden decir que el gobierno de Alejandro Murat Hinojosa ha incumplido, o ha maltratado a la Sección 22 de la CNTE.

En las últimas semanas se han dedicado a hostigar como nunca a la ciudadanía, tratando de exhibir al gobierno como inoperante. Ha sido todo lo contrario, aunque ellos nada de eso dicen.

Los de la Sección 22 debían decir, por ejemplo, que protestan a pesar de que el gobierno les concedió la regularización de tres mil 990 plazas de profesores que estaban en el limbo jurídico, y que al carecer de contrato o de una plaza eventual, tenían hasta 10 años trabajando sin cobrar.

Hoy, gracias al acuerdo de diciembre de 2016 entre la Sección 22 y el gobierno de Oaxaca, cada uno de esos regularizados en todos los niveles educativos, recibe su salario puntualmente, en un compromiso cumplido que le costó al Estado (y de lo que nunca habla la Sección 22) más de mil millones de pesos, y con el que cada uno de esos nuevos trabajadores regulares gozará de las prestaciones, certeza jurídica, seguridad y servicios sociales que reciben todos los trabajadores del Estado a través del ISSSTE.

Los de la CNTE debían también decir que hay un acuerdo concreto para regularizar a 712 normalistas que se evaluaron y que ya tienen también su plaza de profesor.

Además de eso, la CNTE se calla otros datos: que hay un esquema concreto denominado Escuelas al 100 para rehabilitar y construir infraestructura educativa en el estado, tal y como lo han demandado ancestralmente los profesores en sus pliegos de demandas desde hace muchos años.

También hay un mecanismo concreto de atención al conflicto de Nochixtlán, con la Secretaría de Gobernación, que fue conseguido por el gobierno para desahogar las demandas magisteriales y de la población, en materia de justicia y reparación a las víctimas.

Paralelamente a ella, hay otra mesa de justicia en la que se trabaja en la defensa jurídica de integrantes de la CNTE que participaron en desmanes, disturbios y hasta en la comisión de delitos como robos, lesiones y secuestros. Gracias al gobierno, que ha tenido toda la disposición para atender las demandas de la Sección 22, a ellos también se les está defendiendo y se les ha atendido en todos sus requerimientos.

Así como esos, hay muchos temas en los que el gobierno de Oaxaca sólo ha hecho una cosa en común: ofrecer y dar respuestas a las demandas de la Sección 22.

Sin embargo, a cambio de eso, el magisterio sólo ofrece chantajes, daños a la población y afectaciones a la educación en Oaxaca.

Llevan semanas enteras cerrando carreteras, bloqueando calles, cerrando oficinas públicas y cometiendo hurtos a lo que ellos denominan “trasnacionales”, que en realidad son también empresas mexicanas.

Todo porque quieren “encuentros de trabajo” en los que sólo ellos pongan las reglas. No asumen su posición negociadora y tampoco honran su supuesta vocación democrática. Quieren que todo sea a capricho y voluntad de ellos. Y se asumen como indignados cuando las cosas no pueden salir como ellos exigen.

Hoy se debe reconocer que el gobierno de Oaxaca debe ser firme en su intención de dialogar, pero sin que eso signifique someterse a los caprichos y a los intereses oscuros del magisterio que buscan justamente evitar las soluciones y que más bien tratan de sembrar caos y anarquía en la relación para incendiar de nuevo a Oaxaca.

En realidad hay más de fondo en este aparente caos que fomenta la Sección 22: la actual dirigencia anda tras los pasos de gente de rancio abolengo al interior de la Sección 22, tales como Francisco Villalobos, conocido como Chico Pelón, Enrique Rueda, Azael Santiago Chepi, Erangelio Mendoza González, y algunos de los “pozoleros” conocidos tales como Iram, Yepes, Eloy y Genaro que, es bien sabido, sólo quieren dinero.

Dicen entre la propia Sección 22 que varias de esas huellas que andan buscando, tienen que ver con la relación entre esos profesores “destacados” en la lucha sindical, y gente como Gabino Cué y Jorge Castillo.

Quien mueve la cuna ? Los q se van a la carcel ? Y dan dinero a los pozoleros o a chepi. Iram. Chico pelón . Yepes . Eloy Genaro , así se olvide lo q robaron Gabino , Jorge Castillo. Tenorio. Neza . Vargas Varela. El panista .Libreton . Pepe Toño Stefan .Zorrilla . Arnoud y Benitez de Finanzas .

Andan tras la pista de algunas empresas fantasmas, trianguladas desde la dirigencia de la Sección 22 y el gobierno de Cué, para agenciarse dinero y comisiones obtenidas de los propios maestros. Cosa ya bastante común ese par, que ya es considerado como el autor del mayor latrocinio contra Oaxaca.

Hoy, financiando a los pozoleros y a Chepi, ese par busca desestabilizar para tratar de alargar su inevitable destino: la prisión. Cué y Castillo, junto con otros egregios integrantes de su cofradía, quieren que se olvide lo que se robaron y todos los delitos que cometieron en su mal paso por el gobierno de Oaxaca.

¿Nombres? Germán Tenorio, Netzahualcóyotl Salvatierra, Alberto Vargas Varela, el panista Carlos Moreno Alcántara (el Libretón), José Antonio Estefan Garfias, Pepe Zorrilla, y el par maldito de Finanzas: Enrique Arnaud y Alberto Benítez Tiburcio. Oaxaca los va a ver pronto en prisión. Y ellos los saben.

Por eso tanto caos. Están sumados la voracidad ya conocida de la Sección 22, con sus propios pleitos internos. Sin embargo, más allá de eso debe quedar claro que protestan por lo que ellos mismos crean, a pesar de que el gobierno ha sido consistente y congruente en las respuestas históricas que le ha dado a su pliego de demandas, que contenía temas no atendidos por lustros.

Ese es el panorama real. Sin embargo, la Sección 22 se desentiende de la realidad y, con una actitud artera y oprobiosa, insiste en chantajear a Oaxaca.

Álvaro Mayoral / Letra Digital

por -
0 2157

No le importó dar un salto al vacío.

Tampoco consideró que su credibilidad estaba en juego.

La noche del 3 de marzo, el periodista Joaquín López Dóriga se lanzó con todo en contra de José Murat, a través de sus redes sociales.

¿La razón?

El enojo que le provocó la forma en cómo Murat se refirió a él, en una conversación privada.

Sí: paradójicamente la columna en Milenio de López Dóriga se llama “En privado”, y fue en ese espacio, se supone que de la intimidad, en el que Murat se refirió a él.

La grabación, ilegalmente obtenida, fue realizada en diciembre de 2015, y reseñaba una plática entre Murat y Carlos Velasco. Comentaban la primera entrevista que López Dóriga que hizo a Alejandro Murat ya como candidato del PRI a la gubernatura de Oaxaca.

Y sí. Murat se refirió a él con evidente enojo por la insistencia del periodista de sacar al tema a Ulises Ruiz. Y también lo insultó. Pero en privado. Igual que como lo pudiera hacer cualquier persona cuando conversa en confianza.

Eso lo tomó López Dóriga como un agravio. Y desde entonces no lo soltó.

Hace diez días, cuando se supo que Murat buscaría la dirigencia nacional de la CNOP, López-Dóriga revivió su enojo.

Y en su columna de Milenio, lo acusó de ser mentiroso, mal gobernante, aliado de la CNTE; y también de ser corresponsable del asesinato de Luis Donaldo Colosio. Señalamientos similares hizo en su noticiario de Radio Fórmula.

Esos señalamientos quedaban en el subjetivo campo opinativo, aunque López Dóriga ya había decidido andar en terreno pedregoso.

pantalla1La cúspide fue el viernes, cuando acusó directamente a Murat, en sus cuentas certificadas de Twitter y Facebook, de ser homicida y pederasta.

Lo hizo sin pruebas y sin argumentos. Lo hizo por rencor.

Quizá no vio que en el camino, él se revelaba mucho más que su acusado.

Sí: se revelaba como un irresponsable e iracundo, que cuando se enoja acusa sin reparos.

Todo eso, a pesar de que se asume como un periodista reconocido, al que mucha gente le cree (aunque después de episodios como éstos, cada vez serán menos). Eso, lejos de ser para él un beneficio, resulta más una responsabilidad que, hoy sabemos, le sigue quedando demasiado grande.

Por eso, es claro que en ese momento no le importó su público; no le importó su credibilidad; no le importó la ética básica que debe regir al periodismo; no le importó autosabotearse; e incluso, no le importó quedar como un estandarte del “fake news”, que él mismo dice que le hace mucho daño al periodismo.

Aunque al final, como no tenía pruebas, ni razón (y ya tampoco credibilidad), tuvo que retractarse.

Sí, lo hizo de forma lacónica y breve.

Con la cola entre las patas, dirían por ahí.

Lo hizo, después de exhibirse él y no a Murat, como pensó inicialmente.

Lo hizo cuando se vio perdido entre una mentira y un disparate.

Y lo hizo, quizá, para calmar a Murat, pero no a su público. A éste último, queda claro, lo desprecia y lo utiliza. Aunque quién sabe por cuánto tiempo más.

En el fondo, queda claro que con estas conductas, el peor enemigo de Joaquín, se apellida López Dóriga.

Álvaro Mayoral / Letra Digital

por -
0 120

Julio Cesar Martínez Gandarillas

Un magisterio permanentemente rijoso, que continuamente para labores, cierra carreteras a cambio de prebendas, promueve la desestabilización, busca mártires y cumple con un rol político-social antes que educativo, contrastó el miércoles con un magisterio que dialoga, escucha y acuerda con sus autoridades.

Eso fue lo que ocurrió luego de casi cinco horas de reunión entre el gobernador Alejandro Murat Hinojosa y la comisión política de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, y adherida a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Para dimensionar la actitud de los más de 80 mil maestros en este naciente sexenio, hay que poner el reciente antecedente: un mes antes del cambio de poderes en Oaxaca, la Asamblea Estatal determinó manifestarse el 1 de diciembre, irritada por la falta de atención del gobierno de Gabino Cué.

El 30 de noviembre y el 1 de diciembre, el magisterio cumplió su amenaza y aunque no paralizó todo el estado con sus bloqueos y cerco a la sede del Congreso local, sí originó un paro educativo de dos días, así como, otra vez, irritación ciudadana.

Un día antes de tomar posesión, Alejandro Murat salió a dar la cara en pública a reclamar que el gobierno de Cué le haya dejado un estado desastroso, saqueado por todos lados. Pero también a tender la mano a la Sección 22 y ofrecerles una reunión inmediata.

Mano que se estrechó el primer día de diciembre con una reunión privada, y que originó que después de las 15:00 horas se desactivaran todas las movilizaciones, tras lo cual el gobernante pudo continuar despachando desde el Palacio de Gobierno e incluso placerse en el zócalo.

Siete días después de tomar posesión y del primer encuentro, Murat Hinojosa y la Comisión Política del magisterio, liderada aún por Rubén Núñez Ginez, sostuvieron una larga reunión de trabajo por casi cinco horas.

En un lugar si bien cerrado, no fue menos emblemático: un salón del teatro Macedonio Alcalá, ubicado en el Centro Histórico de la capital, ni más ni menos que a dos cuadras del cuartel principal del magisterio y a dos cuadras también donde existe un plantón representativo.

Al final ambas partes respetaron prácticamente su palabra de no profundizar en un pronunciamiento o declaraciones y ceñirse a un comunicado oficial, que resalta sin duda los importantes logros:

Primero.- Que a través del IEEPO y en coordinación con la SEP se dé certeza laboral a tres mil 699 trabajadores de la educación, entre personal docente y administrativo, que comprobaron estar en servicio.

Segundo.- El compromiso del gobierno de regularizar la situación laboral de los trabajadores de la educación que comprobaron estar laborando, previa revisión realizada escuela por escuela por personal del IEEPO y bajo responsabilidad financiera.

Tercero.- La Sección 22 se comprometió a no afectar el calendario escolar y cumplir con su trabajo en las aulas.

Cuarto.- Se acordó el calendario de pago de los adeudos con los trabajadores que serán regularizados.

Cinco.- Una vez revisada la situación laboral de los dos mil 401 trabajadores docentes y mil 298 administrativos, los contratarán inicialmente con una plaza temporal, en tanto se valida su antigüedad y son convocados a los procesos de evaluación que por ley corresponden.

Sexto.- Para el ingreso al servicio docente, los egresados de las escuelas normales del estado participarán en la Evaluación de Ingreso correspondiente, los días 15 y 16 de diciembre.

Séptimo.- Se acordaron reuniones próximas para avanzar en la resolución de incidencias propias del servicio educativo, así como mesas de diálogo sobre asuntos de procuración e impartición de justicia y derechos humanos relacionados con el gremio magisterial oaxaqueño.

Sí, sin duda históricos los acuerdos, que permitirán transitar por fin a un estado de orden y legalidad en el sector educativo, para que la prioridad de todos los actores sea la educación de la niñez, y no los asuntos político-administrativos.

¿Cumplirá su palabra la Sección 22? Esperemos que sí, por el bien de Oaxaca y de México.

 

NIMIEDADES

1.- Por lo menos 10 ejecutados el pasado fin de semana, y otros seis el pasado miércoles, no son ninguna referencia positiva para el nuevo mando en la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca, JOSÉ RAYMUNDO TUÑÓN JAÚREGUI, y para el aún Fiscal General del Estado, HÉCTOR JOAQUÍN CARRILLO RUIZ. Crímenes y hechos violentos deben tener una respuesta más inmediata, eficaz y contundente por parte de las autoridades, de lo contrario la espiral de la violencia continuará.

 

2.- En distintos medios y por distintas formas se criticó a su tiempo el grave menosprecio del gobierno de Gabino Cué al programa de Unidades Móviles para el Desarrollo, todo por el pueril argumento de que eran un “instrumento priista para cautivar votos”, cuando lo que realmente interesaba era llevar los principales servicios de gobierno a las comunidades más apartadas, y de forma gratuita. El naciente sexenio de ALEJANDRO MURAT HINOJOSA tuvo el tino de rescatar esas brigadas y ponerlas en servicio el pasado martes, lo que sin duda es una acertada decisión, pues quien no conoce las comunidades marginadas no sabe el alto valor que existe en el tener atención médica gratuita y otros servicios sin tener que viajar grandes distancias ni erogar cuantiosas cantidades de dinero.

 

3.- Enorme reto tiene el nuevo secretario de Vialidad y Transporte, FRANCISCO GARCÍA LÓPEZ, mejor conocido como “Paco Piza” en la dependencia, con la grave crisis en el sector. Apenas el pasado lunes detonó el problema por enésima ocasión, con el pleito en la familia Luis Martínez, que dejó como saldo el asesinato de Mayra Luis Martínez y dos mujeres más lesionadas. Sólo que el nuevo secretario no ha salido a decir esta boca es mía, después de tres días de los lamentables hechos. Para variar, los mototaxistas se siguen confrontando a cada rato y no hay visos de que el funcionario juchiteco los llame a una mesa de diálogo para establecer acuerdos que permitan disminuir la violencia.

por -
0 47

El gobierno mexicano ha observado atentamente y con absoluto respeto el proceso electoral en Estados Unidos. Ambos candidatos tienen la posibilidad de ocupar la presidencia de Estados Unidos y es mi responsabilidad, como mandatario, trabajar con quien resulte electo.

El diálogo es un principio básico de la democracia; por eso, el viernes pasado invité a ambos candidatos para conversar sobre nuestra relación bilateral. A esta invitación obedeció la presencia del señor Trump en México, quien fue el primero en aceptarla.

Es importante reunirse con ambos candidatos, pero lo era más aún con el señor Trump, porque hay cosas que él debía saber en voz del Presidente de México, empezando por el sentir de los mexicanos. Es por eso que en nuestro encuentro le hice saber tres cosas.

Primero, fui muy claro—en público y en privado—en enfatizar que en México nos sentimos agraviados y dolidos por sus pronunciamientos sobre los mexicanos. Le expresé que merecemos respeto, que somos gente honesta y trabajadora, que valoramos a la familia y la cultura del esfuerzo. México y Estados Unidos somos más que vecinos: somos socios y somos aliados. En sus discursos de campaña, Trump no nos ha tratado ni como socios, ni como aliados, a partir de una visión distorsionada de México y su gente. Por eso era importante hablar con él y aclarar que cualquier colaboración futura para fortalecer la relación entre ambos países debe partir del respeto mutuo.  La reacción de Donald Trump fue positiva. Estoy convencido de que cuanto más grandes son las diferencias, más se necesita del diálogo.

En segundo lugar, era fundamental poner en su justa dimensión la importancia que tiene México para Estados Unidos. Que sepa de primera mano que diariamente circulan por la frontera más de un millón de personas y 400 mil vehículos. Que el comercio entre ambos países supera los 500 mil millones de dólares al año. Que la economía mexicana está íntimamente relacionada con la estadounidense. Si a Estados Unidos le va bien, a México le va bien. Estados Unidos exporta más de 200 mil millones de dólares anuales a México y más de seis millones de empleos de estadounidenses dependen de esas exportaciones.

Y, tercero, le referí que la frontera es un desafío conjunto que requiere un enfoque de corresponsabilidad. Desde Estados Unidos llegan ilegalmente armas y millones de dólares que fortalecen a las organizaciones criminales. Esas armas y ese dinero, producto de las ganancias que obtienen los cárteles del consumo de drogas en Estados Unidos, generan violencia en nuestro país y eso debe frenarse. En mi conversación con Trump sobre la frontera, también fui muy claro: México no pagará por ningún muro.

Mi prioridad como Presidente es proteger a los mexicanos, abogar por sus derechos, defender su vida y su dignidad en donde quiera que estén. Esa es mi máxima responsabilidad. Donde haya un mexicano que necesite apoyo de su gobierno, ahí estaremos.

Opinión / El Universal