Descuidaron Fox y Calderón la planificación familiar: Segob

0
23

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, advirtió descuido de los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón en las políticas públicas relacionadas con la planificación familiar y la salud sexual y reproductiva.

“Y hay que decirlo, entre 2000 y 2012 –seguramente habrá reacciones– México descuidó la planeación demográfica, especialmente los esfuerzos relacionados con los programas de planificación familiar y los de salud sexual y reproductiva, o sea, la orientación a nuestra juventud”, señaló.

Ese descuido derivó en una alta incidencia de embarazos en este sector de la población.

Tan sólo en 2013 (comienzo del sexenio actual) hubo casi 400 mil nacimientos de madres menores de 18 años; este número de alumbramientos equivale a 18 por ciento del total anual, precisó el funcionario.

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto decidió retomar e impulsar una política de población integral, además de una estrategia nacional para la prevención de embarazos en adolescentes, puesta en marcha en enero de 2015, con énfasis en una disponibilidad adecuada de anticonceptivos y de servicios de salud para este sector, indicó.

El propósito es disminuir la tasa de fecundidad adolescente y erradicar el embarazo en niñas menores de 14 años.

El secretario Osorio Chong encabezó ayer la ceremonia de conmemoración del Día Mundial de la Población.

Ante funcionarios y especialistas de instancias nacionales e internacionales, vinculados al tema, hizo referencia a los dos principales retos del país en esta materia: embarazo de adolescentes y envejecimiento de la población.

Del primer punto mencionó la situación de una niña o adolescente cuyo embarazo evidencia un posible delito sexual y una circunstancia de violencia que es necesario parar de inmediato.

Como sucede con muchas niñas, porque nadie puede alegar que una pequeña menor de 14, de 15 años, se embaraza por consentimiento. Por el contrario, en la gran mayoría de los casos estamos ante una situación de abuso sexual infantil, dijo.

Se trata, destacó, de una conducta aberrante, un acto de violencia, ante el cual autoridades y sociedad debemos cerrar filas para ponerle ya un punto final.

Un embarazo en una niña o joven significa, en la mayoría de los casos, una afectación a su permanencia en la escuela, así como en otras oportunidades de desarrollo; no obstante, el peor escenario es cuando el embarazo es producto de violencia.

El sector juvenil en México está integrado actualmente por 22.4 millones de adolescentes de entre 10 y 19 años de edad. Son mujeres y hombres cuya energía y talento el país debe aprovechar.

Hace cuatro décadas, cuando México aprobó su Ley General de Población, una meta era la reducción de la tasa de fecundidad, a fin de incidir positivamente en el crecimiento demográfico. Si no se hubiera puesto ese énfasis, hoy nuestro país tendría 210 millones de habitantes y no 123 millones, la cifra actual.

La Jornada