Según la Secretaría de la Contraloría de Oaxaca, parte de los fraudes y desvío de recursos detectados en la administración de Ulises Ruiz Ortiz lo constituyen obras reportadas por ex funcionarios de Caminos y Aeropistas de Oaxaca como concluidas al 100%, pero que en realidad éstas apenas llegan a 30%. Luego de más de cuatro años de haber dejado el gobierno, Ruiz goza aún de impunidad frente a la ciudadanía oaxaqueña que se siente burlada por la corrupción no castigada del ex Mandatario.

Entre las auditorías de la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental que permitieron detectar hasta ahora un desvío superior a los 3 mil 687 millones de pesos, las investigaciones a la CAO revelan que en esa dependencia había un faltante de más de 736 millones de pesos.

En total, en 2011 la Contraloría anunció que había iniciado investigaciones en contra de 32 funcionarios de la administración de Ruiz por un quebranto patrimonial al erario estatal por más de tres mil millones de pesos.

El único que hasta ahora se encuentra en prisión, es el ex coordinador de Planeación, Bulmaro Rito Salinas, a quien en junio de 2014 una juez penal en el Estado de Oaxaca le dictó auto de formal prisión por la presunta comisión del delito de peculado.

A Rito Salinas se le acusa de haber cometido un peculado de al menos 4 .9 millones de pesos cuando fue titular del Coplade.

Sin embargo, los oaxaqueños siguen esperando que se castiguen los múltiples hechos de corrupción que existen durante esa gestión, además de las incontables agresiones a integrantes de organizaciones opositoras.

Incluso, al conformar la Comisión de la Verdad, el padre Alejandro Solalinde, presidente de la misma, dijo categórico que se debe castigar al ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz por su responsabilidad en los agravios cometidos durante el conflicto social de 2006 y 2007, así como a los funcionarios que en ese entonces estuvieron en el gobierno de Oaxaca.