Propone Meade ignorar límites territoriales para combatir delincuencia

0
267

El precandidato presidencial del PRI, José Antonio Meade Kuribreña, se pronunció por modificar la ley para que el combate a la inseguridad y la violencia no reconozca los límites territoriales entre los estados, como complemento a medidas para “pegarle a los delincuentes en donde más les duele”, es decir, en las armas y en su financiamiento.p

“La seguridad se combate con mejor coordinación. Los delincuentes no reconocen los límites entre estados; la ley tampoco debe de reconocerlos”, dijo al hablar ante cientos de priístas que se reunieron en un salón de eventos al norte de Saltillo, como parte de su primera gira de proselitismo por Coahuila.

Según el ex secretario de Hacienda, “hay formas, políticas, compromisos políticos que funcionan en términos de combatir de frente a la inseguridad. La inseguridad se combate primero quitándoles armas y dinero a los delincuentes; segundo, con mejores espacios de investigación y análisis y modificando la ley para reconocer que las fronteras entre los criminales no existen y tampoco deberían existir en materia de ley”.

Ponderó a Coahuila por los resultados en combate a la inseguridad, con la reducción en cinco años de 27 a siete homicidios por cada cien mil habitantes. “Parados aquí, en el norte, vemos dos ejemplos: un estado que sabe hacer las cosas, que pasa en cinco años de 27 a 7 (homicidios por cada cien mil habitantes), y un estado (Nuevo León, en el cual el ex priísta y ahora independiente Jaime Rodríguez dejó la gubernatura para buscar ser candidato presidencial) en donde tan sólo en año y medio la violencia se incrementa en 50 por ciento”.

Meade aprovechó para reprobar cualquier intento de diálogo del gobierno con delincuentes y cuestionó la propuesta que en ese sentido hizo Andrés Manuel López Obrador, abanderado de la alianza “Juntos haremos historia”, donde participan Morena, Encuentro Social y el Partido del Trabajo.

Dijo que hay estados en donde las madres de familia están “con el Jesús en la boca”, preocupadas porque sus hijos regresen con bien a casa, y empresarios cuyos negocios cerraron, obligados por las extorsiones.

Frente a esa realidad, advirtió, “oímos diferentes voces y distintas propuestas. Hay quien dice: hay que dialogar con los criminales. Les pregunto: ¿dialogamos con los homicidas, violadores, secuestradores, con quienes violentan a una mujer? Con ellos, no hay diálogo. El único lenguaje es el de la ley. Tiene que quedar claro: la seguridad no se combate con diálogo; se combate pegándole a los criminales donde más les duele, en las armas y el dinero”, dijo ante dirigentes territoriales y legisladores del PRI.

“Se combate a la delincuencia con mejor coordinación, mejor investigación y con una convicción profunda: las calles son para los ciudadanos y las cárceles para los criminales”, insistió.

ENTRE TRES

José Antonio Meade hizo a un lado a los aspirantes independientes y aseguró que la contienda presidencial se reduce a tres alternativas: “un Nini”, como identificó a Andrés Manuel López Obrador; “un guía de turistas”, en referencia al panista Ricardo Anaya Cortés, y a él.

Pidió a los priístas de Saltillo hacer “un ejercicio” e imaginar que uno de los aspirantes se llama Andrés, quien “viene a Coahuila y les dice que lo contraten y les explica que se tardó 14 años en terminar su carrera, y les dice que lleva 12 años sin trabajar. ¿Lo escogerían para que fuera su presidente? Es un “nini” que anda suelto; él sí ni estudia, ni trabaja”.

Vamos a suponer, agregó, “que llega alguna gente que se llama Ricardo a Coahuila y les pide que lo apoyen, les dice: sé hablar inglés, francés y sé de turismo. ¿Eso le alcanza para ser presidente? ¿Lo apoyarían? Necesitamos un presidente, no un guía de turistas. Además toca la guitarra; como guía de turistas lo podría hacer muy bien. En cambio, hoy viene a Coahuila, a pedirles su apoyo, una gente que ha trabajado por Coahuila y con Coahuila por 20 años; con experiencia y valores”.

Después del encuentro con militantes, el precandidato priísta comió en privado con empresarios de las distintas regiones de Coahuila.

La Jornada