Sin importar la legitimidad de los planteamientos de los trabajadores de la Cooperativa Choferes del Sur, la empresaria Alejandra Gómez Candiani intentó reventar la huelga este sábado a través de la contratación de porros y la utilización de métodos violentos para tratar de disolver las protestas.

Acompañada por presuntos porros y personas contratadas ex profeso para intimidar a los trabajadores huelguistas, Gómez Candiani se presentó hasta donde se encontraban los choferes protestando, para intentar recuperar las unidades de transporte que mantenían los trabajadores y para exigirles que regresen a sus funciones.

A la empresaria del ‘pulpo camionero’ nuevamente no le importó ninguno de los planteamientos hechos por los trabajadores inconformes, quienes reclamaron prestaciones mínimas de seguridad social, así como condiciones de trabajo dignas y acordes con los límites establecidos por la ley.

Frente a ella denunciaron que son obligados a cumplir jornadas de hasta 18 horas de trabajo continuas; que están dados de alta ante el IMSS con el salario mínimo, cuando sus percepciones son superiores; y que la empresa no les ofrece ningún tipo de certeza frente a los riesgos que actualmente implica la vía pública, tal como los robos, los asaltos y la violencia en general.

Antes, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje reconoció la legalidad de las acciones que emprendieron los trabajadores inconformes al unirse para la defensa de sus condiciones de trabajo y salariales, lo cual ha sido rechazado por los empresarios de transporte pero sin ofrecer alternativa alguna para la satisfacción de las demandas, o al menos para que se cumpla parcialmente con las peticiones de los trabajadores.

Con esto nuevamente queda en evidencia que los continuos incrementos que demandan los empresarios del transporte público son únicamente para su beneficio personal, pues los propios conductores de las unidades sostienen que sus condiciones de trabajo no han mejorado y que, al contrario, les han incrementado los montos de cuenta diaria y les han disminuido las ya de por sí pocas prestaciones con las que contaban.

Imagen: @estacionfoto