Ediles perredistas del Istmo lucran con la desgracia, y para la reconstrucción quieren discrecionalidad

0
1275

Un grupo de presidentes municipales emanados del PRD en la región del Istmo, que han sido acusados de manipulación de la ayuda humanitaria a los damnificados por el sismo con fines políticos, intentan que el gobierno federal les entregue el manejo discrecional de más de 40 millones de pesos destinados a la reconstrucción de viviendas.

Azuzados por José Antonio Estefan Garfias, el derrotado candidato a la gubernatura y alfil político de Gabino Cué, los ediles de la región del Istmo emanados del PRD ofrecieron una conferencia de prensa en el Palacio Legislativo de San Lázaro donde fallidamente intentaron justificar su intención de que el gobierno federales les entregara el manejo de dichos recursos.

Y es que entre los ediles se encontraba, por ejemplo, la alcaldesa de Juchitán de Zaragoza, Gloria Sánchez López, quien ha sido fuertemente señalada por lucrar con los apoyos para damnificados en aquella localidad.

Incluso, Gloria Sánchez fue evidenciada a través de un video, donde se observa que entrega una bolsa con víveres enviados por el gobierno federal a los damnificados, pero solo a quien le enseñaba un boleto obtenido previamente, tras mostrar su credencial de elector.

En aquella ocasión, los vecinos inconformes indicaron que es una práctica indebida porque en medio de la desgracia, la presidenta solo entrega los beneficios a los militantes de su partido, el resto tienen que esperar la llegada de las fuerzas armadas.

Hoy, bajo esa misma práctica de coerción, discriminación y manipulación con intenciones políticas, los ediles perredistas de la región del Istmo pretendían que el gobierno les entregara dicha suma global de dinero para la reconstrucción de viviendas que resultaron con pérdida total tras el sismo. Todo ello, aún cuando ellos no han aportado un solo peso para compra de despensas, armado de albergues o distribución de agua potable.

Además, esos ediles son los mismos que han intentado decir que son insuficientes 120 mil pesos para la reconstrucción de una vivienda, a pesar de que ellos no se han mostrado dispuestos a aportar un solo peso de sus recursos municipales, para incrementar esta cifra.

Incluso la misma población ha denunciado que los ediles del PRD cuestionan los censos de damnificados, porque arbitrariamente ellos ya tenían los propios donde solo habían integrado a gente de su mismo partido.

Quizá a Estefan Garfias y a Carol Altamirano, ya se les olvidó que el gobierno corrupto de Gabino Cué quedó atrás, y que hoy la reconstrucción de las zonas siniestradas les pertenece sólo a los oaxaqueños y no a los partidos con intereses sectarios, como el PRD.